jueves, 11 de julio de 2013

Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis

También vosotros, si queréis, podéis merecer este bello nombre de "mensajeros de Dios". En efecto, si cada uno de vosotros, según sus posibilidades y en la medida en que ha recibido del cielo la inspiración, saca a su prójimo del mal, cuida de conducirlo al bien, si recuerda al extraviado el reino o el castigo que le esperan en la eternidad, será mensajero de las palabras santas de Jesús.  Y que nadie venga diciendo: "soy incapaz de instruir a los demás, de exhortarles". Por lo menos debéis hacer lo que podáis, a fin de que un día no se os pida cuenta del talento recibido y mal guardado.
Procurad que los demás os acompañen; que sean vuestros compañeros en el camino que conduce a Dios. Cuando, yendo por la plaza, encontréis a un desocupado, invitadle a acompañaros. Porque vuestras mismas acciones cotidianas sirven para uniros a los demás. ¿Vais a Dios? Procurad no llegar solos. Que aquel que en su corazón ha escuchado ya la llamada divina saque de ella una palabra de aliento para su prójimo.

San Gregorio Magno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada