martes, 9 de julio de 2013

Mi alma está sedienta de ti

Mi alma está sedienta
de ti, como la entraña dura de la tierra,
desgarrada de ardor y de estertores.

De noche sueña con torrentes
que bajan caudalosos de los montes
e inundan el desierto.

Solo tú eres la fuente de agua viva,
el manantial en surtidor perenne.

Dame siempre a beber
el río de tu palabra
que me apague mi sed innumerable.
Esta de ser yo mismo a cada instante
y la de estar contigo para siempre.

Cobíjame a la sombra de tus alas, 
para que no me abrase 
este tórrido sol de mediodía.

Miguel Combarros

No hay comentarios:

Publicar un comentario